jueves, enero 10, 2008

Sueños extraños


Casi nunca recuerdo mis sueños, pero anoche me despertaron los perros ladrando y por eso me pude acordar de lo que soñaba, era todo en la casa, pero la casa era diferente y estaba llena de seres muy extraños, la Güera estaba enloquecida con ellos y les ladraba mas que si fueran gatos, eran una especie de duendes pequeños y de colores que salían de debajo de los muebles y de la pared, todos traían regalos que iban dejando en un enorme montón en el centro de la sala, los regalos eran cosas muy raras pero parecían valiosos, yo le decía a mi hermana que si los vendíamos nos íbamos a poder ir a dar la vuelta al mundo con todo ese dinero.
Cuando desperté no había regalos, pero si la Güera ladrando junto con los otros perros vecinos.
¡Ahora espero mis regalos para poder dar la vuelta al mundo!

11 comentarios:

ponci dijo...

A mi me encantan los sueños extraños, pero detesto los sueños angustiantes, me despierto sudando y con un nudo en el estómago.
Muy bueno el exvoto.

Replicante dijo...

Quién sabe como llegue a tu blog, pero estoy encantado, he leido casi todos los exvotos y me he reido mucho con la mayoría. Me tendrás de visita por aquí para ver que de nuevo tienes.
Ojalá y alguién te de un billete de lotería premiado.

kiki dijo...

Yo también soñé anoche con que en mi colegio habian entrado unos nuevos alumnos y resultó que todos eran azules, con pelos muy largos y dientes como de castor, además hablaban un idioma muy raro y la directora nos decía que era porque venían de otro país.

Nena dijo...

Una vez me dijeron que si soñabas que los duendes (chaneques)te regalaban oro (en joyas o de plano en moneditas jeje) no lo aceptaras porque estaban 'comprando tu alma'...digo está raro no? pero por si acaso que bueno que la güera los defiende de duendes jeje...

Plaqueta dijo...

Yo ya le vendí mi alma a una empresa trasnacional, ¿por qué no habría de vendérsela a los duendes? Por lo menos me darían un buen varo, no un pinche sueldito mexicano, juar juar.

Plaqueta dijo...

Yo ya le vendí mi alma a una empresa trasnacional, ¿por qué no habría de vendérsela a los duendes? Por lo menos me darían un buen varo, no un pinche sueldito mexicano, juar juar.

madreselvas dijo...

Si, pero los duendes luego te hacen trabajar como esclavo en las minas de oro, tanto o mas que la transnacional, y lo peor es que no puedes renunciar.
Creo que tendré que buscar mi viaje alrededor del mundo en otro lado...ni modo.

Anónimo dijo...

¿Que no son los enanos los que tienen minas de oro?
Pero de todas formas cuídense porque los duendes quien sabe que te hagan.
Por cierto visiten esta página acerca de los chaneques que esta muy bonita

http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/litinf/tierra/html/sec_3.htm

Anónimo dijo...

Perdón ,la página queda cortada pero es:

http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/litinf/tierra/
html/sec_3.htm

Anónimo dijo...

Por si son muy gueyes y no pueden ir aquí tienen lo que dice:

Dicen que en el Golfo de México hay un lugar donde
los espíritus de la tierra nunca duermen. Allí el monte siempre está lleno de voces y sombras, sobre los árboles se escuchan alegres voces de niños y en las orillas de los ríos se ven pequeñas figuras chapotear, mientras en las casas se rompen los jarros y las escobas o los zapatos desaparecen.
Estos espíritus, a quienes se conoce como chaneques o duendes, pueden aparecer en cualquier momento y hacer diez maldades. Quien los ha visto dice que son narizones y al revés, es decir: las orejas les crecen hacia adelante y los pies hacia atrás, por lo que caminan con los talones por delante. Dicen que usan un sombrero de palma, ancho y picudo, que les gusta vivir en los árboles de amate, en las cuevas y en los ríos, de los cuales son guardianes. Los venados, las chachalacas y los guajolotes les pertenecen, así como los armadillos a quienes utilizan como bancos para sentarse a platicar. Cuando
un cazador hiere alguno de estos animales, los chaneques se enojan muchísimo y le hacen maldades, como llevarse al perro del cazador hasta sus cuevas y no dejarlo salir, hasta que el hombre mismo entra por el animal luego de bañarse con agua bendita y haberse persignado muchas veces. Cuando alguien cae en un manantial, el chaneque se apodera de su alma, por eso la persona sale pálida y fría, para curarla hay que chuparle el mal aire, de lo cual se encarga un curandero.
De los chaneques se cuentan muchas historias. Y en este libro vamos
a contarte algunas. Mas no creas que sólo habitan chaneques en esta tierra, no, también se habla de seres solitarios que viven
en la espesura del monte, de una luz nocturna que alumbra los llanos para perder a la gente, de brujas chupasangre y muertos que regresan
a visitar a quien los conoció.

Anónimo dijo...

Me encantan los exvotos, llegue por casualidad a esta pagina, cuanta creatividad tienes!! te felicito.

Licencia de Creative Commons
exvotos by Selva Prieto Salazar is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Based on a work at 2.bp.blogspot.com.