domingo, julio 20, 2008

Los ferrocarriles en México




La primera vez que mi papá nos trajo a México desde El Salvador para que conociéramos a la familia mexicana, se le ocurrió traernos en tren para que viéramos el país, yo tenía unos cinco años y mi hermana dos y medio. Cuando el tren estaba por llegar a Tapachula bajo un fuerte aguacero, algo pasó, no se que, y el tren se descarriló, hubo pocos heridos, solo el maquinista se mató, pero tuvimos que salir del tren en plena noche, en medio de la nada y en un terreno inundado, mi papá me subió sobre sus hombros y mi mamá cargaba a mi hermana, alguien nos iba guiando con una linterna, después de mucho caminar llegamos a algún lugar y pasamos la noche en un hotelito lleno de mosquitos o chinches o no se que, solo recuerdo que estábamos todos picados al día siguiente, no recuerdo en que llegamos al DF, pero el descarrilamiento lo tengo muy claro. Un señor que estaba arreglando una litera le cayó encima a una señora, todo mundo gritaba y preguntaba, era un caos total.


Es una lástima que en México ya no exista el servicio de ferrocarriles, los trenes siempre serán mas cómodos, mas seguros (a pesar de lo que cuento) y con un encanto melancólico que los autobuses nunca tendrán, pero como vivimos en un país de absurdos ya no tendremos trenes gracias a la corrupción que terminó con ellos.

13 comentarios:

Blog de Rodrigo... dijo...

Primero... yeah!

Rodrigo dijo...

Eso que hizo el blog es de muy mal gusto...
El tren es de lo mejor y cuenta la leyenda que pronto habrá tren comercial de nuevo en México. Por lo pronto tenemos el tren suburbano que está bien bonito.

José Eduardo dijo...

Yo sólo una vez pude subirme a un tren...y me gustó...

T-T

Hamletmaschine dijo...

Yo fui en tren pullman a Orizaba y de vuelta en uno "guajolotero". De regreso, en una parte de... [no diré qué Estado], ya en plena noche, apagaron las luces y nos pidieron que nos agacháramos un rato, porque resulta que le aventaban de piedras al tren (pequeñas piedras, hasta eso, ningún vidrio roto, ningún descalabrado), que porque los lugareños sabían que el tren transportaba gente del DF y esa era su costumbre (Y sí, de afuera de oía como gritaban "chilangos, chilangos" precedido de un respectivo insulto).

Uno de los pasajeros traía un monito araña amarrado que se veía tan triste. Ya en esa época me molestó verlo así. Y el verde esmeralda de las zonas boscosas y los lindes selváticos, la comida aromática, nuestros indígenas que con pequeños instantes dejaban entrever su cosmogonía... Oh sí, que bello era viajar en tren.

Jorge Luis dijo...

¿Corrupción? ¿Cuál corrupción? Los trenes se acabaron en México porque los autobuses resultan mejor negocio, sobre todo cuando son manejados por caciques de la talla de Hank González y Rubén Figueroa.

Y ya de anécdota, yo una vez me regresé de Puebla al DF en tren e hice como diez horas. Una verdadera maravilla.

CILENCIO NO SE CALLA dijo...

Querida, que terrible que un país tan enorme como México no tenga ferrocazrril, cuando los paises desarrollados, los tienen cada día mejores. eso mismo intentó hacer el basura de Menem en Argentina, pero no los eliminó del todo.
Me gusta tu blog, es muy inteligente. Un beso en Cilencio para ti.

capitalista salvaje dijo...

Existieron gracias a Porfirio Diaz y fueron los robolucionarios los que les dieron en su madre hasta el estado deplorable en que están hoy.

Pero como hay CERO autocrítica en el izquierderío, jamás van a aceptar que sus ideas populistas y demagogas jamás han tenido éxito en ninguna parte del mundo.

La economía es cosa de aritmética no de discursos de izquierdosos imbeciles.

La izquierda jamás ha sabido construir, solo ha sabido destruir.

madreselvas dijo...

¿¿¿¿¿???? Que capitalista mas coherente y con tan tan buena ortografía...si alguién entedió lo que dijo que me explique.

Chosty dijo...

WoW! que padre enecdota, cuando era niño mi mama nos llevo en un tren por tierra caliente y aunque no se descarriló (que chido) me siento identificado con la nostalgia de tu post.
Ya en europa me di cuenta de la dignidad de los trenes de pasajeros...aunque ese viaje nunca lo olvidaré.

Anónimo dijo...

de los pocos recuerdos buenos que tengo de mi infancia es haber viajado con mis padres en tren. Me invadio la nostalgia.

Choms dijo...

Lástima, nunca me toco viajar en uno, aún así les tengo una admiración especial, ya que mi abuelo trabajo en eso.

Fernando dijo...

Qué encantador comentario, Selva. Yo también extraño los trenes.

Le mando un abrazo con cariño.

CARLOS ALEJANDRO dijo...

En julio de 1909, el Gral. Don Porfirio Díaz díó la instrución al Secretario de Hacienda, Don José Yves Limantotur, para que adquiera a nombre del Gobierno,las acciones mayoritarias de los Ferrocarriles Nacional Mexicano,Central Mexicano e Interoceánico, con el propósito de formar los FERROCARILES NACIONALES DE MEXICO, cuya nacionalización la concluyó el Gral. Don Lázaro Cárdenas en 1937.
¡Y un cochino traidor, Ernesto Zedillo, presidente "robolucionario institucional", LOS VENDIÓ A LOS GRINGOS, LOS DEVOLVIÓ AL CAPITAL EXTRANJERO!.
Con todo respeto,¿no demostró DON PORFIRIO DÍAZ su patriotismo al iniciar la MEXICANIZACIÓN DE LOS FERROCARRILES, que estaban totalmente en manos del capital extranjero y en cambio, el"revolucionario" Zedillo, SU TRAICIÓN A LA PATRIA?.
Mi General Díaz luchó por la Reforma, contra la Intervención Francesa y contra el llamado "Imperio" exponiendo su vida y sufriendo prisión ¿y Zedillo qué?.
En cuanto al "tren" ligero, parece el "metro" y dudo que haya trenes de pasajeros,pues, en la Ciudad de México ¿dónde saldrían y llegarían,si la Estación de Buenavista laocupa esa especie de "metro"?.
Un nostálgico de ese bello trasporte que fue el tren.

Licencia de Creative Commons
exvotos by Selva Prieto Salazar is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Based on a work at 2.bp.blogspot.com.