lunes, marzo 08, 2010

Fantasmas de mujeres


Cuando mi hermana tenía unos tres años y yo aun no cumplía seis, mi papá rentó una finca por Ayutuxtepeque (El Salvador) y fuimos a vivir ahí por un tiempo, la casa tenía un porche largo sostenido por columnas de madera y ese era nuestro lugar favorito de juegos.
Fue ahí que nació mi claustrofobia, habíamos hecho un túnel con un petate enrollado y yo me metí y al ir a la mitad mi hermana se sentó en donde estaba mi cabeza y yo no me podía mover...pero no es de eso que iba a hablar sino de una historia que se contaba sobre la casa, se decía que el dueño ya no quería vivir ahí porque estaba embrujada, que había fantasmas; Parece que la primera esposa del dueño había muerto el día de la boda en un accidente,  él la había llorado poco tiempo y se había vuelto a casar, pero el fantasma de la primera mujer no lo dejaba en paz y le hacía la vida imposible tanto a él como a la segunda esposa, se aparecía cuando trataban de hacer el amor y soplaba sobre ellos con aliento gélido, les salaba la comida cuando estaba en la estufa, hacía que las gallinas pusieran huevos podridos. La segunda esposa no aguantó la presión y se fue, el hombre, que al parecer no podía vivir solo, se buscó una amante y ésta era menos miedosa y se burlaba del fantasma hasta que el fantasma se enfureció y cuando la mujer estaba sacando agua del pozo la empujó y ahí murió ahogada. Decían que también ella deambulaba por la finca y que el dueño entonces decidió mudarse a otro lugar y rentar su propiedad, pero que los inquilinos no duraban mucho porque los fantasmas los asustaban. Yo escuché esta historia cuando se la estaban contando a la cocinera
y en la noche ya no podía dormir del miedo, pero después se me fue olvidando porque nunca vimos ni sentimos nada sobrenatural en esa casa, pero creo que tampoco vivimos mucho tiempo ahí, aunque no creo que la razón fueran los supuestos fantasmas.

8 comentarios:

disque dijo...

Que trauma para un niño oir esas historias de fantasmas, el miedo es horrible cuando se es pequeño.

tazy dijo...

a mí me daba miedo la casa original de mis abuelos paternos. además, que la que fue la casa de mi abuela siempre me da cosa... y la verdad es que me suena que ahi´hay algún fantasma mujer. neto...

Anónimo dijo...

JAJAJA LA PINTURA DEL FANTASMA ESTÁ DE HUEVOS, YO NO KREO EN FANTASMAS PERO ME GUSTAN LAS HISTORIAS DE FANTASMAS.

Amargo dijo...

Yo estuve en un rancho donde pasaban cosas muy raras en la cocina, decían que había un fantasma, se caían las cazuelas y se salaba la sopa.

Cool Acid dijo...

Mi madre sigue diciendo que en mi casa estan los fantasmas de mis bisabuelos. Yo nunca le he creido y no creo que que alguna vez haya temido a un fantasma.
Supongo que si lo que decía el dueño era cierto, y a ustedes no les hizo nada, fue porque no se andaban ligando al cuasi-esposo de la fantasmina. Y pues se portó buena onda con ustedes.
O no.


kthxbye

ge zeta dijo...

A mí también me gustan mucho las historias de fantasmas y no creo en ellos, pero siempre me divierto escuchándolas. Mis abuelos tenían un montón de ésas.

Choms dijo...

A mi me daba curiosidad la casa de mi bisabuela en Oaxaca, más un cuarto grande que había, según el más grande del pueblo, que antes era utilizado para velar difuntos, se sentia rao entrar ahí.

Anónimo dijo...

Que bonitas pinturas y buenas historias.

Licencia de Creative Commons
exvotos by Selva Prieto Salazar is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Based on a work at 2.bp.blogspot.com.